Autoestima

El verano es el punto de inflexión más caliente del año, y digo bien, más caliente”, ya que por momentos sentimos que explotamos…hasta el punto de llegar a rompernos.

El amor que sentimos hacia nosotros mismos se ve continuamente cuestionado por nuestro ego que nos manda mensajes del tipo…”vaya, soy incapaz de ponerme en bañador porque me dan asco mis michelines”, “debería haberme machacado más en el gym”, “con estas arrugas ya no va a haber quien me mire” etc, etc, etc… bla bla bla, bla bla bla y bla bla bla…¡basta ya!

Y claro, la autoestima, harta de los ataques del ego, se “marcha de vacaciones” deseando que seamos muy felices acompañad@s por nuestro querido amigo el ego. Porque eso es lo que sucede con lo que no tratamos bien… ¡que termina desapareciendo de nuestra vida!

Reflexionemos:

  • ¿cuántas veces te dices a ti mismo que no vales a lo largo del día?
  • ¿cuántas veces te dices que no mereces ser feliz?
  • ¿cuántas veces no te sientes digno de ser amado?
  • ¿cuántas veces mandas al día a paseo” a tu autoestima quedándote acompañado de tu ego?

*Aclaración: el ego es la parte de tu mente que tú alimentas con tus pensamientos para sabotearte continuamente.

Sigamos reflexionando:

  • ¿cómo pretendes sentirte a gusto contigo mism@ si pasas de ti?
  • ¿cómo se sentiría tu pareja, tu amig@, tu padre, tu hij@… si pasaras de ell@s?
  • ¿cómo te sientes cuando la ausencia de empatía es total en tu vida porque tu lo eliges?
  • ¿para qué lo haces?
    …para romperte en mil pedazos… esa es la respuesta; ¿y sabes qué sucede con las personas que están hechas cachitos? Pues que llegará algún oportunist@ con un “pegamento mágico” que pegará todas tus partes rotas con remedios, técnicas, trucos, eso si, todos ellos a muy alto precio, vamos, ve preparando tu cartera- incluso puedes ir pidiendo un préstamo- para que otr@s con sus remedios “peguen tus trocitos”.

Es evidente que tú mism@ te has roto y tú y sólo tú eres la única persona que puede ayudarte… y si… sin autoestima, sin amor hacia ti mismo, eres la carne de cañón más deseada por los oportunistas que deambulan el busca de carne fresca que reparar, así que si de verdad este verano quieres lucir -mejor dicho BRILLAR– siendo la mejor versión de ti mismo:
-Conecta con tu esencia comportándote en coherencia con la misma.
-Recupera tu autoestima… ¡mímate desde el corazón escuchando tus necesidades!

-Muévete buscando placer, lo que te haga disfrutar de VERDAD con mayúsculas; para ello, practica la escucha activa y escúchate como si fuera la primera vez que lo haces, como si estuvieras escuchando a la persona más importante de tu vida: ¡tú!


¡Gracias por compartirlo!