Hacia el portal de Belén

Muro-2

foto: Noemí Mateos. Belén

Hacia el portal de Belén no hay estrellas, ni sol ni luna, lo que hay es un gran muro, caras serias y metralletas.

Hay niños pequeñitos que saltan sobre tu coche implorando para que les compres todo tipo de productos- por supuesto, “falsos”- como camisetas de determinados equipos de fútbol españoles y perfumes de firmas “glamurosas”.

¿Y qué más nos encontramos?, pues bien, sobretodo en el camino a Belén hay miedo: miedo a no perder el pasaporte “por lo que pueda pasar”, miedo a un atentado, miedo a que te roben, miedo… por tu vida.

Muro

foto: Noemí Mateos. Belén

¿Cuántos muros construimos a diario?, ¿cómo nos comportamos con las personas que son “diferentes” a nosotros?, ¿qué pensamos sobre los que no tienen la “misma opinión” que nosotros?, ¿cómo nos hace sentir la visión de una personan que no “viste” como nosotros?

Os invito a tener presente un pequeño detalle: cuando sólo observamos el mundo a través de nuestros ojos estamos “construyendo muros”, es un proceso que se da de forma inconsciente en la mayoría de los casos, haciendo que la distancia entre unos y otros sea cada vez mayor y que experimentemos sinsentimos como este: que el camino a Belén sea un camino de miedo en lugar de paz y amor, al menos, a mi me resulta cuanto menos paradójico…¿y a vosotros?

Esta es una situación que a gran escala refleja la suma de muchos estados individuales de egocentrismo puro; la consciencia de qué está en nuestra mano hacer en nuestro día a día para comportarnos como seres humanos, es lo que hará que se refleje un nuevo estado en el mundo; ya que, sólo desde la consciencia podemos cambiar nuestro comportamiento para generar bienestar:

Una persona no puede ser feliz causando conscientemente infelicidad a otras personas”.

La forma en la que nos comunicamos es una manera de construir muros o de acercarnos los unos a los otros; estoy segura que habréis oído hablar de la asertividad, palabra que se emplea muchas veces en conversaciones y que en numerosas ocasiones no ponemos en práctica sobre todo por el desconocimiento.

La asertividad es la habilidad interpersonal para comunicarnos de una forma respetuosa teniendo presentes tanto nuestros deseos, intereses y necesidades como los de la otra persona, la buena noticia es que como toda habilidad…  ¡se aprende!

Es tiempo de “regalar” y este es mi regalo de hoy para vosotros: una herramienta para mejorar la comunicación estas Navidades. Os invito a practicar la asertividad durante estas fiestas con vuestros amigos y seres queridos para que os sintáis más a gusto y felices en estos días practicando la “técnica desc”, usadla también con vosotros mismos para que os “tengáis más en cuenta” y “os habléis bonito”…¡lenguaje y emocionalidad crean nuestra realidad!, ¿preparados?, …¡manos a la obra!

“No es cuanto das sino cuanto amor pones en aquello que das” Teresa de Calcula

Herramienta DESC para una comunicación asertiva:

-Con la D: describe la situación de forma objetiva.

-Con la E: expresa cómo te sientes.

-Con la S: sugiere una posible solución.

-Con la C: concreta las consecuencias positivas, beneficios de la nueva solución.

Así que, a modo de reflexión y para comenzar el año nuevo con una energía renovada, más poderosa y “creadora de humanidad”, te animo a ejercer tu responsabilidad en el mundo formulándote estas preguntas:

-¿Cuántos muros existen en tu vida?

-Si es que existe algún muro en tu vida…¿te potencia o te limita su presencia?

-¿Eres más de construir muros o puentes?, ¿qué te aporta hacerlo?

-¿Qué precio estás pagando por vivir encerrado?

-¿Qué precio estás pagando por encerrar a los demás?

-¿Cuáles son tus deseos para el año 2017?

-¿Y tus deseos para los demás?

Comparte tu experiencia con los demás aplicando la herramienta DESC para que crezcamos entre todos, ¡deseamos leer tus comentarios y aportaciones!

Disfrutar, amar y celebrar son mis deseos esta Navidad…¡¡¡ Felices Fiestas y entrada de año 2017!!!, os dejo con la imagen de un Belén charro en Salamanca:

 

Belén-charro

foto: Noemí Mateos. Palacio de La Salina (Salamanca)