Prueba la vida

¿Has probado alguna vez la vida?, ¿a qué sabe?, ¿a qué huele?, ¿cómo la ves?, ¿cómo la sientes? La vida te pone pruebas para que te pruebes, descubras cuáles son tus límites, fortalezas, áreas de mejora… facilitándote el camino del aprendizaje sobre ti mismo. Cuando te ves ante situaciones complejas de resolver- al menos inicialmente-tienes dos opciones:

  • Darte cabezazos contra el muro,
  • o transformar el muro en un escalón.

Una misma situación con resultados diferentes que dependerán de tu elección personal.

¿La vida es una prueba?

Tranquilo, es natural que en alguna ocasión te hayas pillado a ti mismo haciéndote esta pregunta, la vida tiene etapas, ciclos y momentos difíciles por los que pasar que no son más que una invitación a comenzar a transitar hacia nuestro interior; y es que, cuanto más te conoces, más flexible te vuelves mejorando tu calidad de vida y la de las personas de tu entorno.

Llegados a este punto, te invito a reflexionar con la siguiente realidad REAL: España es uno de los países con mayor esperanza de vida, las cifras hablan por sí solas:

Con más de 100.000 personas de 100 años o más, España es el país con mayor esperanza de vida, después de Japón, según datos de la OCDE y de los últimos datos del censo de población. Fuente: La Nación, 3 de enero de 2017

En nuestro país, la esperanza media de vida al nacer es de 83,2 años (según la OCDE), un poco por debajo de los 83,4 años en promedio de la media de la vida de un japonés.

¡Buenas noticias!, ¿no?, vivimos más años que nunca en la historia y este es un motivo por el que como mínimo sonreir y sentirnos agradecidos. Por otra parte, al alargarse la esperanza de vida, también sabemos que habrá más momentos difíciles que afrontar y obstáculos que superar, de ahí la importancia de comenzar a desarrollar una actitud que te facilite, además de sobreponerte a las adversidades, aprender y salir reforzado de las mismas.

La RAE define la resiliencia como la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adverso. Además de adaptarte para salir victorioso de dichas situaciones, te invito a entrenar tu mente para empoderarte y que sean oportunidades de desarrollo personal.

De la rigidez a la flexibilidad

Es hora de comenzar a desarrollar un hábito que te ayudará a ser más resiliente: la flexibilidad psicológica. ¿Por qué?, porque todo lo rígido tarde o temprano terminar “rompiéndose“, ¿para qué?, para mejorar tu calidad de vida y bienestar.

La flexibilidad psicológica es la capacidad de vivir conscientemente o de aceptar las experiencias presentes y actuar de acuerdo a valores esenciales (S, C. Hayes)

flexibilidad-mental

“Cicatrices”, San Juan de Acre

Para ello, te invito a practicar desde YA con algún problema que tengas en tu vida, sigue las siguientes pautas:

1º_ Autoconocimiento: ¿sabes quién eres?, ¿cómo funcionas por dentro?, ¿por qué haces lo que haces?, ¿para qué lo haces?, ¿qué resultados obtienes? Observa cómo te hablas a ti mismo, tus pensamientos y emociones, así como el resultado de tus decisiones.

Saber qué te gusta hacer, cuáles son los momentos y las actividades en las que sientes que pasa “el tiempo volando” y estás totalmente en el momento presente, en estado de flujo.

2º_ Acepta con naturalidad las situaciones que vives: la incomodidad, la incertidumbre, el dolor… son parte natural de la vida. ¿Cuál es tu actitud ante ellas?, ¿aceptación o resignación?

¡Enamórate de la vida!, ¡acéptala en toda su inmensidad!

3º_ Acción: el Coaching es cambio y acción; ahora bien, ¿cómo ha de ser tu acción para que sea efectiva?:

_Consciente: elegida por ti desde tú ser, no fruto de una reacción al momento que estás viviendo; para decidir, es preciso que sepas qué emoción está detrás de tu acción para que puedas autorregularla.

Las emociones son la energía que te mueve a actuar

_Alineada con tus valores: son lo que de verdad te importa en la vida y cuando no actúas de acuerdo a ellos, sufres, es “como si te fallaras a ti mismo”.

_Estructurada: sigue el método GROW para definir paso a paso y de forma sencilla tu plan de acción.

_Placentera: ¿qué sería de tu vida si te permitieras disfrutar más?, ¿si pasaras a la acción movido por el placer y no por el dolor?, reflexiona sobre ello.

_ Entusiasta: con energía, ¡enamórate de la vida! Y eso significa aceptarla con “todo lo bueno y lo malo” en toda su inmensidad.

acción consciente

Método Grow para la acción consciente

Y lo más importante de todo, desarrolla una visión panorámicao lo que es lo mismo, deja de mirarte el ombligo– que te permita contemplar la situación desde fuera, desde todos los puntos de vista posibles, el día a día a veces puede llegar a asediarte con cantidad de estímulos, sobreinformación, cosas por hacer… tomar perspectiva es hacer sencillo lo complejo.

  “La simplicidad es la máxima sofisticación” (Leonardo Da Vinci)

 Resumiendo… ¡la vida no es una prueba que superar si no una experiencia que probar, disfrutar y saborear!