salud laboral

La salud en el entorno laboral

Es evidente como nuestro estado de salud condiciona toda nuestra vida, por lo tanto, también condiciona nuestro rendimiento laboral. Es importante distinguir entre la salud física y la salud mental, los problemas de salud física son mucho más evidentes y fáciles de diagnosticar, es decir, las empresas saben cómo enfrentarse a ellos en mayor o en menor medida, ¿pero qué sucede con los problemas de salud mental?, depresión, ansiedad, irritabilidad… pueden ser síntomas de un síndrome que hoy en día está muy extendido en nuestro entorno laboral: el bournout; o por el contrario, pueden denotar que un trabajador está siendo acosado, que está sufriendo mobbing, que tiene problemas personales complejos que no puede solventar…

Actualmente nos enfrentamos a un entorno laboral complejo, donde la competencia es voraz, y por si fuera poco, que cada vez nos exige más capacidad de adaptación, cambios constantes en nuestra forma de trabajar y de pensar que requieren reestructuraciones cognitivas continuas debido a las disonancias que sufre nuestra mente y una gran capacidad de tolerancia a la frustración. ¿Cómo nos enfrentamos a estos cambios? ¿y a la incertidumbre que ello nos genera?

Aunque el panorama laboral inicialmente se nos presenta complicado, he de decir que tenemos en nuestras manos todos los recursos para salir adelante y controlar nuestra salud tanto física como mental. El ejercicio físico es imprescindible en esta tarea, y debe planificarse individualmente adaptándose a las necesidades de cada persona para así lograr el éxito. Hay distintas formas de hacer ejercicio, cada uno debe elegir la que mejores resultados le provea; y además, no debemos olvidarnos de usar las técnicas de relajación y respiración para liberar a nuestro organismo del estrés cotidiano, si las incluimos en nuestra vida cotidiana como un hábito más, pronto notaremos los resultados, sentiremos menos tensión, nos ayudarán a conciliar el sueño y nuestra mente se sentirá más despejada y ágil.

Por otra parte, decir que esta disciplina está muy poco desarrollada en nuestro país, pero hay países en los que está a la orden del día y en los que las empresas están muy comprometidas con la salud de sus trabajadores. Sigamos este esquema:

Buena salud física–>buena salud mental–> mayor rendimiento laboral–> aumento de la motivación personal–> mejor ambiente laboral–>incremento de los beneficios empresariales.

Vemos cómo la salud física y mental se retroalimentan, influyendo directamente en el rendimiento en el trabajo así como en la motivación, mejorando el ambiente laboral e incrementando los beneficios.

Para concluir, me gustaría decir que vamos avanzando en este terreno, pero muy despacio, y así estamos dejando escapar muchas oportunidades de mejora laboral; sin embargo, soy optimista, la mentalidad española está avanzando al respecto y pronto podremos ver sus resultados; el Coaching es un procedimiento de acompañamiento para el logro de objetivos, y desde esta perspectiva, podemos lograr los cambios deseados e incrementar nuestra salud.

 

salud en el entorno laboral

¡Gracias por compartirlo!